Lista 99000 - Nuevo Espacio - Frente Liber Seregni - Frente Amplio

NOTICIAS

Realmente asombrado. Qué tupé

Rafael MicheliniHe visto y leído con asombro que el grado de inversor, dado por S&P (Standard & Poor´s), en la última semana a Uruguay, ahora tiene varios padres y muchos se anotan este tanto. Es más, algunos analistas expresan que esto es producto de los aciertos de varios gobiernos anteriores, incluido el del ex presidente Jorge Batlle y su ministro Bensión. Se nombra, en este caso, de cómo "nos sacó de la crisis", sin nombrar una sola línea de cómo "nos metió en la crisis". Nadie hace recuerdo, o les falla la memoria, que fue en esa administración que dicho grado de inversión, que el país ya sustentaba, se perdió. Tampoco se dice que el ministro Bensión, que tuvo dos años -2000 y 2001-, luego de la devaluación del 13 de enero de 1999 del Brasil y pasadas las elecciones uruguayas de noviembre de 1999, donde el Partido Colorado se alzó con la victoria, que pudo corregir rumbos y no lo hizo. Repito fueron dos años, que en vez de alejarnos del huracán, nos metió de lleno en el ojo de la tormenta Argentina. No hay como leer las declaraciones del propio Bensión, alabando las medidas del ministro argentino Cavallo, para entender la falta de perspectivas que se tenía.

También he leído con estupor, que todo esto, grado inversor incluido, es producto de una especie de continuidad de "política económica de Estado", iniciada por los gobiernos anteriores a los del Frente Amplio, y que la izquierda desde el gobierno de Tabaré Vázquez, en marzo de 2005, viene aplicando mecánicamente, como si no tuviera, el Frente Amplio, una impronta propia en el manejo de la economía. Dando a entender, los más cautos, que la izquierda en esto no tiene mérito ninguno porque solo han hecho lo que ellos iniciaron.

Se olvidan nuevamente que desde que asumió Vázquez y luego también con el gobierno de Mujica, han proclamado y anunciado la venida del "apocalipsis" para el Uruguay en cada medida económica o reforma estructural que la izquierda emprendía. Fue así con la reforma tributaria, impuesto a la renta incluido, que expresaron un día sí y otro también, que ya nadie invertirá más en Uruguay. También lo fue con el presupuesto de 2006 y con la creación del Sistema Nacional Integrado de Salud, trasmitiendo que las finanzas públicas colapsarían ante tremendas reformas.

Apocalipsis, nuevamente anunciado, cuando hubo un empuje inflacionario de un punto sobre las pautas proyectadas en 2007, diciendo que la inflación era ya un caballo desbocado a toda velocidad que nadie controlaría. No midieron nada, ni el propio efecto que ese anuncio tendría en la economía. Obviamente, incluyó poner en duda el profesionalismo técnico del equipo económico. Equipo que ahora dicen que aplica las políticas que ellos iniciaron y que en definitiva somos todos lo mismo.

Ni qué decir, cuando en plena campaña electoral de 2009 se comprometieron a entrar, en el 2010, con una motosierra para terminar con el despilfarro de los recursos públicos que el Frente Amplio había generado con total irresponsabilidad. Más, pidieron a los inversores que no invirtieran ese año, hasta saber quién era el ganador de las elecciones nacionales en Uruguay, ya que quienes gobernábamos éramos unos irresponsables en el manejo de la economía del país. Pregunto: si por casualidad los inversores les hubieran hecho caso, en ese año electoral tan sensible para todos, y como consecuencia el país frenaba su empuje de crecimiento, ¿hubiéramos tenido el grado de inversor este año? Grado inversor que ellos dicen que es obra de ellos y no del profesionalismo, reformas, aciertos y perspectivas del equipo económico del gobierno del Frente Amplio.

Qué tupé. Qué tupé. Hubiera preferido una sencilla felicitación al gobierno o, en todo caso, un humilde silencio.

Rafael Michelini