Lista 99000 - Nuevo Espacio - Frente Liber Seregni - Frente Amplio

DOCUMENTOS Y DECLARACIONES

"Elecciones VII", por Felipe Michelini.

Estos días pasados son particulares. Por un lado hace tan solo un par de semanas que se realizaron las elecciones internas, por otro comenzó el mundial y en el medio de ello conmemoramos el 250 aniversario del natalicio del José Gervasio Artigas.

La figura de Artigas ha sido utilizada por todos y en muy diversos sentidos. Desde aquellos que en el siglo XIX en la conformación de la República Oriental del Uruguay lo negaron e incluso lo desprestigiaron, hasta quienes muchos años después y en circunstancias muy distintas han pretendido que su pensamiento sea un vértice fundamental de su accionar. Lo curioso es que tal actitud se ha manifestado en todos los aspectos ideológicos de nuestro país desde los militares golpistas, pasando por todas las fuerzas políticas incluyendo a la guerrilla urbana de la década del sesenta.

No pretenderé en esta columna profundizar en la figura de José Artigas. Tan sólo señalar que lo que me cautiva de su trayectoria es su pensamiento reflejado en las Instrucciones del año XIII y el Reglamento Provisorio de Tierras para el avance de la Campaña, dos postulados de su abordaje institucional y popular de su doctrina. Ideas acompañadas de una visión del mundo, pues su proyecto no era el aislacionismo sino todo lo contrario, que unido a su talante frente a la adversidad, lo ubican como una figura trascendente de nuestra historia.

Las elecciones internas se realizaron el primero de este mes. Mucho se ha dicho y escrito sobre ellas, llegándose incluso a partir de sus resultados, proponer su derogación en el marco de una reforma constitucional que así lo indique o estableciendo su obligatoriedad. No debería dejar de tomarse en cuenta que el sistema vigente sustituyó a uno -el de multiplicidad de candidaturas por lema que acumulaban entre sí-   que no daba reales garantías al elector. Tampoco puede dejarse de lado que nadie debería estar obligado a decidir en las internas de tal o cual partido.

Es bueno recordar que el Frente Amplio ha expresado que el texto constitucional debe tener una revisión general y en su idea originaria no se plantea el tema electoral, sin perjuicio que pueda agregarse. En efecto la Comisión que definió el Congreso deberá profundizar en aspectos tales como la inserción externa de nuestro país teniendo presente la vigencia del MERCOSUR, el diseño institucional que plantea la descentralización, de la formulación de la mejor manera de respetar, promover y garantizar los derechos humanos, la de incorporar a la diáspora en el destino nacional y ciudadano, de hacer más efectivo y transparente el funcionamiento de los Poderes. Esos temas y tal vez otros que se consideren valiosos incluir, es la lógica de la reforma que el Frente Amplio está pensando.

La derecha o la mayoría triunfante de ella para ser más específico, se ha concentrado en promover una reforma que sólo busca que los menores de edad entre 16 y 18 años sean penados y tratados como adultos de acuerdo al Código Penal vigente. Esto con la idea de renovación generacional, demuestra la falacia de quienes argumentan que la renovación del pensamiento es idéntico a la edad de nacimiento. Pero ello no es una equivocación, es la expresión de un proyecto político que apunta a basarse en el miedo social como lógica de sustentación del colectivo ciudadano.

En cuanto a las internas propiamente dichas, se ha hecho notar la baja participación ciudadana. A mi entender se compara con la elección nacional que es obligatoria con la voluntaria de una interna. En ese sentido una participación del 37 % del electorado no es un guarismo bajo de acuerdo a todas las comparaciones internacionales. En las internas en nuestro país y en el mundo se expresan tan solo los militantes y tal vez un círculo más cercano, que se siente motivado, pero no son fenómenos masivos en ninguna parte del mundo.

El Frente Amplio obtuvo un segundo lugar en comparación a las apoyaturas que tuvieron todos los partidos, sin perjuicio que Tabaré Vázquez fue el candidato más votado de todos los que aspiraban a ser candidatos por sus respectivos partidos. Ello no es un dato nada menor teniendo en cuenta las elecciones de octubre que se avecinan.

El Frente Líber Seregni se potenció como tal en su consolidación en todo el país aportando movilización, propuesta y entusiasmo para respaldar a nuestro gobierno, nuestras políticas y nuestros dirigentes. La 99738 se ubicó en un muy digno quinto lugar a nivel nacional en todas las listas frenteamplistas, teniendo presente además la disponibilidad de recursos escasos con los que enfrentamos la campaña. El resultado en Montevideo, dónde todo el Frente Amplio en su conjunto  votó muy por debajo de su tradicional guarismo electoral, deja muchas preguntas que deben responderse adecuadamente.  El Nuevo Espacio como parte de la 99738 y del  Frente Líber Seregni ha comenzado a realizar de un detallado balance. ¿Serán estos resultados tan solo la consecuencia de que era obvio que el candidato de la izquierda sería Tabaré Vázquez y por lo tanto no era necesario esfuerzo alguno, o por el contrario es un indicio palmario que el Frente Amplio no está llegando al conjunto de la ciudadanía? Tal vez haya un poco de ambas sumado a que no hemos podido trasmitir con claridad y contundencia que las reformas que vienen se sustentan en la defensa de las realizadas hoy. 

Decíamos en la columna anterior que sin llorar ni reír, tan solo comprender los fenómenos políticos y sociales es que debemos analizar cómo vamos a enfrentar la fórmula de la derecha que ya está sellada. Lacalle Pou - Larrañaga se presentan como el dúo para batir al Frente Amplio en noviembre, pues ya saben y lo han confesado no tienen la capacidad para triunfar en primera vuelta en octubre. Nuestro desafío en cambio es ganar en octubre en primera vuelta y con mayoría parlamentaria propia.

Tabaré - Sendic son nuestros candidatos. El primero por expresión contundente del pueblo frenteamplista, el segundo por decisión del Plenario de nuestra fuerza política. El Frente Líber Seregni ante la instancia expresó su sentir y su pensar con libertad y unidad, sumándose para que el domingo 14 de junio pasado, hubiese una fórmula concreta de cara al triunfo en octubre.

Nuestro programa es claro. Continuar en el camino de los cambios en la profundización del goce efectivo de todos los derechos humanos, apostando a la consolidación de una democracia de calidad, sobre la base de un proyecto nacional que potencie el trabajo de los uruguayos con una adecuada distribución del ingreso que apunte a la erradicación de la indigencia, bajar la pobreza y reducir la desigualdad en el marco de la plena vigencia del estado de derecho. Todo ello con una política externa que apueste al regionalismo abierto sobre la base de procesos de integración como el MERCOSUR o la UNASUR que nos permitan posicionarnos mejor en el plano internacional. Obviamente, nuestras prioridades son la estabilidad económica y mejora del empleo, la educación pública y la seguridad ciudadana. Asumiendo los desafíos de mejorar aún más nuestra matriz productiva y energética con un adecuado cuidado del medio ambiente. Todo ello sin descuidar la cultura, incluida la investigación científica tecnológica y el deporte.

La derecha, aún no tiene programa a escasos meses de las elecciones. Está en construcción como esas páginas web que nunca se actualizan. A pesar que no lo expresan, ya lo conocemos. Es un programa de reparto del Estado como botín de triunfo. Así lo hicieron durante veinte años de gobiernos post dictadura en los que ajuste tras ajuste siempre sufrieron los de abajo y los más vulnerables. Pues se decía que el simple funcionamiento del mercado arreglaría la economía a través del derrame "natural".

No sucedió así. Lo más grave es su amnesia. La derecha política, a pesar que a algunos de sus columnistas de buena pluma que por cierto expresan con inteligencia pero sin pudor sus puntos de vista, no les guste que se los señale y se les confronte con sus actitudes acríticas del estancamiento económico y social del que participaron. Por cierto fueron directos y únicos  responsables.

Discursos y conductas políticas que nos proponen anacrónicamente regresar al pasado de un país del no se puede y sin rumbo, en el que los jóvenes tenían como único destino emigrar o aceptar empleos de miseria. Una propuesta basada además en la de permitir privilegios lacerantes e impunidades patentes con el único objetivo de permanecer en el gobierno.

Pretenden que el debate no tome ese cariz y sostienen que son ellos -con una mayoría de derecha- la que manejará mejor la seguridad, la educación y la economía. ¿Si aún no pueden ponerse de acuerdo en que hacer? No importa, se esforzarán en su concertación contra el único proyecto político que representa a las grandes masas populares. Proyecto que por cierto  hay que mejorarlo, y somos los primeros en aceptar que no vivimos en el paraíso, pero que sin duda sólo se mejorará si mantenemos la mayoría progresista en el parlamento.

El Nuevo Espacio, como parte integrante de la 99738 en el Frente Líber Seregni columna vertebral del Frete Amplio, convoca una vez más a  movilizarse para continuar profundizando los cambios. La tarea ahora es dialogar, convencer y comprometer al vecino, al familiar, al amigo que  sólo el Frente Amplio podrá continuar por el camino de estos dos gobiernos frenteamplistas.

En cuanto al mundial, sufrimos y gozamos como todos los uruguayos, esperando que nuestra selección del deporte popular más importante de nuestro país, tenga la mejor suerte.  Sabiendo que las finales se juegan todos los días en todos los lugares de trabajo, estudio, arte y deporte. Asumiendo que cada uno de los uruguayos tenemos -como no podía ser de otra manera- la celeste en el corazón.  Por ello, más allá de los resultados, ¡Arriba Uruguay!