Lista 99000 - Nuevo Espacio - Frente Liber Seregni - Frente Amplio

DOCUMENTOS Y DECLARACIONES

"Elecciones VI". Artículo de Felipe Michelini

La elección interna tendrá lugar este primero de junio. El domingo a la caída del sol se cerrarán los circuitos de votación. Restará esperar la finalización del escrutinio y la oficialización de sus resultados. Todos intuimos que no habrá sorpresas en el comportamiento de los electores. Aunque también se sabe, hay cierta incertidumbre en el desenlace final del Partido Nacional.

Los frentistas votamos para expresar nuestro apoyo al Frente Amplio y su gobierno. Nuestro voto es para construir una firme plataforma de consolidación de los cambios y prepararnos para enfrentar políticamente a la derecha. Resolver quién será el abanderado de nuestra propuesta como candidato a la Presidencia de la República por el Frente Amplio, es instrumental a esos dos objetivos. De todas formas, finalizada la interna, se iniciará ese mismo día la campaña para el 26 de octubre próximo. Esa es la instancia fundamental para los frentistas.

Una tarea central es la de generar las condiciones para que la unidad en la acción política no se erosione. Concretar en la realidad y no tan sólo en la palabra, un componente esencial del Frente Amplio. Es necesario afirmar a través de la acción fraterna que todos los compañeros y compañeras son valiosos. Nos precisamos todos para seguir transformando el país.

Luego, pero no menos importante, el de seguir haciendo política.  Expresar articuladamente las ideas que reflejen nuestra visión de la realidad para concretar los valores que tiene la izquierda. Todo para aunar así más voluntades al único proyecto nacional que promueve la erradicación de la indigencia, el disminuir sustantivamente la pobreza y mejorar la igualdad a través de la más equitativa distribución del ingreso.

Todo ello en el marco de la apuesta al trabajo, esfuerzo y dedicación de todos.  Nuestro proyecto convoca a los jóvenes y quienes no lo son tanto, a los obreros, empleados, y empresarios, incluyendo obviamente a emprendedores, productores y comerciantes; así como a los estudiantes, docentes e investigadores, profesionales, artistas y deportistas; del campo y de la ciudad.

Al efecto de construir la victoria en octubre, es necesario realizar un relato que subraye los grandes logros de los dos gobiernos del Frente Amplio. Logros que han sido beneficiosos para la gran mayoría de los uruguayos. Por cierto sin la pretensión fundamentalista de que la izquierda ha fundado un país nuevo, pero no aceptando el argumento falaz de que los partidos políticos y sus acciones son todas iguales.  No es admisible la pretensión de  comparar los resultados de nuestra gestión con lo que la oposición hipotéticamente hubiese hecho. Es más justo comparar lo que ha hecho el Frente Amplio con lo que efectivamente hicieron los gobiernos blancos y colorados durante veinte años.

No alcanza con contabilizar lo realizado si no se tiene la franqueza de señalar los grandes desafíos que tenemos por delante. Por ejemplo en relación a la matriz productiva y energética con especial énfasis en la preservación del ambiente. Al mismo tiempo el de asegurar la calidad educativa de nuestra sociedad en especial en la formación de docentes y asimismo generar las condiciones para que la secundaria no sea un cuello de botella que frustra a miles de nuestros jóvenes. En ese sentido, es necesario optimizar nuestra infraestructura para desarrollar el país en el marco de una inserción internacional inteligente cuyo proceso de integración nos potencie y no  nos inviabilice como sociedad.

Nuestro esfuerzo es político en su mejor acepción. La política, como ha entendido históricamente la izquierda,  se debe hacer con organización. Una que se focalice en el trabajo colectivo apostando a lo mejor que tiene el pueblo uruguayo de su larga historia de lucha, movilización y resistencia.  En ese periplo ha habido triunfos y derrotas, avances y retrocesos, logros y déficits, pero lo que permanece es la voluntad de rebelarse frente a la injusticia reivindicando la dignidad de nuestro pueblo. Hoy debemos quebrar el legado de individualismo a ultranza, el consumismo estéril y la total falta de empatía con el otro que han sido abonados desde una propuesta social del salvase quien pueda, hace la tuya y del no te metas.

Nuestro propósito no consiste en defender guarismos e índices en abstracto, un punto más o menos de tal o cual medición ya sea en materia económica o social. Sino que priorizamos el garantizar la vida digna de todos sin dejar a nadie al costado del  camino. Esa fue la filosofía del plan de emergencia del primer gobierno con Tabaré en el 2005. Plan de emergencia que generó las condiciones para que hubiese libertad, pan y canto. Pues no puede haber una persona que se desarrolle plenamente si no tiene la oportunidad real en esas tres dimensiones.

Por ello se necesita un Frente Amplio vital y movilizado. Lo más democrático posible y adaptado a las realidades de este siglo XXI tan distinto a las condiciones en las cuales Arismendi, Michelini y Terra entre otros, lo hicieron posible y Seregni lo potenció. Sumando e integrando a quienes con desinterés y espíritu patriótico se incorporaron después. Descartando sectarismos lacerantes y criticismos paralizantes.

Un Frente Amplio que convoque a los jóvenes. Uno que ayude a  comprender que las conquistas de ayer logradas con sangre sudor y lágrimas, son necesarias defenderlas hoy si queremos seguir profundizándolas mañana. Pues es necesario tener presente que se puede volver atrás. Ello no es fomentar ningún odio entre los uruguayos, sino constatar la realidad. Conocer las ideas retrogradas y conservadoras, incluso aquellas que se encarnan en caras lindas y juveniles, y saber que encuentran alguien que las impulsa. Así es el inefable proyecto de reforma constitucional para juzgar como adultos a los adolescentes. O en otro orden cómo aún se insiste en la impunidad, en el olvido y en la injusticia. Nuestro pueblo cada veinte de mayo se moviliza multitudinariamente para desenmascarar el pacto mafioso de la ignominia liberticida. Así como en Europa la derecha más retrograda se fortalece, aquí también permanece a pesar de que se pretende camuflar fingiéndose como centro.

El Nuevo Espacio -nuestra 99 000- se ha movilizado en todo el país. Hoy como ayer y siempre ha buscado el diálogo, no ha rehuido el debate, ha explicado su visión de la realidad del país. Ha recorrido todos los rincones de la República, en las ciudades, pueblos y villas expresando nuestras posiciones y nuestras propuestas. Trasmitiendo nuestra palabra de esperanza y compromiso para continuar asegurando el futuro de todos. En el calor del contacto constante con nuestro pueblo nos afirmamos que nuestro rumbo y nuestra acción van en la buena dirección.

Hemos convocado a toda la ciudadanía en general y a los frenteamplistas en particular a participar en las elecciones internas, votando al Frente Amplio. En el marco de nuestro acuerdo con la Alianza Progresista conformamos la 99738 como un aporte a la síntesis del Frente Líber Seregni para dotar a la izquierda de un instrumento que permita garantizar las transformaciones y la gobernabilidad.

El domingo luego de la extensa jornada que se avecina, tomaremos nota de la realidad, sin reír ni llorar, tan solo comprendiéndola, para luego recomenzar -continuar más bien- a seguir trabajando con la alegría de siempre para garantizar el futuro el próximo octubre votando a Tabaré para ganar en primera vuelta y con mayoría parlamentaria.