Lista 99000 - Nuevo Espacio - Frente Liber Seregni - Frente Amplio

DOCUMENTOS Y DECLARACIONES

"Reflexiones sobre el Congreso: la madurez del Frente Amplio"- Artículo del Dip. Felipe Michelini

Finalizó el VI Congreso Extraordinario “Hugo Cores” del Frente Amplio bajo el lema “Seguimos Construyendo Futuro”. Este a mi entender en un balance preliminar, fue sumamente fructífero, altamente fraterno y cálidamente esperanzador. 
Una instancia sumamente fructífera porque se lograron tres objetivos con una única actividad: concluir el Programa para el tercer gobierno progresista, consensuar la Declaración Final y habilitar las candidaturas hacia las elecciones internas de junio próximo. Todo ello, luego de dos jornadas extenuantes tanto por la temperatura, aumentada por la condición de los locales, así como por la pasión que los frenteamplistas depositamos en discutir, debatir y proponer.
El resultado fue una muestra de madurez del Frente Amplio. Luego de dos períodos de gobierno mantiene intactas sus estructuras políticas en forma activa, atenta y militante enfrentando la mayor ofensiva de un estéril y egoísta individualismo global. Fenómeno social generalizado que convoca permanentemente  a la indiferencia, la no participación y al consumismo.
El Congreso del Frente fue una excelente oportunidad para desmitificar esas ideas. Una supuesta lógica posmoderna que ubica al individuo auto referenciado como demandante de derechos sin obligación alguna hacia la sociedad, en la que se rechaza toda acción colectiva. Se demoniza toda acción que promueva una visión general del rumbo que debe tener la sociedad y el estado descartándola por utópica. Esa visión, en el mejor de los casos, acepta tan sólo una agenda reivindicativa sectorial o corporativa en una sociedad percibida sin conflicto alguno.
La instalación, funcionamiento y decisiones del VI Congreso Extraordinario son una muestra clara e inequívoca de la apuesta a la acción política colectiva que los uruguayos de izquierda nucleados  en el Frente Amplio hemos decidido asumir.  Comprometidos en un rol protagónico en la construcción de su presente y de su futuro. Hoy como ayer estamos decididos a trabajar por la justicia social, los derechos y libertades y un país que brinde oportunidades de una vida de calidad a todos sus hijos e hijas.
Por cierto, muchos afirman que la composición y mecanismos de decisión del principal órgano de las bases del movimiento del Frente Amplio, no son óptimos. Comparto dicha afirmación, sin embargo toda propuesta de mejoramiento del funcionamiento del Frente Amplio no debería deslegitimizar instancias fundamentales de la vida de nuestra fuerza política, sino por el contrario fortalecerla. La elección de la Presidencia a través del voto de todos los frenteamplistas, y la dinámica virtuosa que la compañera Presidenta Mónica Xavier le ha impreso al Frente, es un  ejemplo de cómo es posible avanzar en más unidad, democracia y transparencia. 

Las jornadas del fin de semana pasado constituyeron un ámbito altamente fraterno. Se expresaron todas las sensibilidades y posiciones de la izquierda nacional en su diversidad, en un marco de tolerancia y respeto. Todo ello en una sociedad que ha ido deviniendo sectaria, intemperante, con total falta de empatía hacia los otros, que no se acepta incluso, un punto de vista mínimamente distinto.
En ese sentido, todos los aspectos sustantivos del Congreso, fueron resueltos en consensos allí dónde fue posible y sino como corresponde, por mayoría y minoría respectiva. Ello es así no por un afán divisionista o exhibicionista, de demostrar si “se tiene” o si se “es” mayoría, sino por la sabiduría de ajustarse a un método de construcción que sintetiza fielmente  las ideas, las propuestas y las personas que las van a llevar adelante, para que reflejen clara e inequívocamente, las apoyaturas políticas que las respaldan.
Un Congreso cálidamente esperanzador, pues se presentan las grandes líneas programáticas para seguir construyendo la felicidad de nuestro pueblo. Se refleja en la ratificación  del rumbo económico y social desarrollado en los dos primeros gobiernos progresistas, en todos y cada uno de los pilares en los que unificaron las iniciativas que le propondremos a la ciudadanía para el quinquenio 2015 - 2020 en el tercer Gobierno Nacional del Frente Amplio. Programa que su cumplimiento en todos sus puntos y en todas sus comas, en su letra y en su espíritu, serán honrados por todos y cada uno de los frenteamplistas, del más humilde al más encumbrado. Como no podría ser de otra manera.
Desde una visión del desarrollo nacional, pasando por el desarrollo sustentable e igualdad, analizando la transformación democrática del estado y la sociedad y culminando con la inserción internacional del Uruguay, el programa presenta enormes desafíos para concretar en los hechos una sociedad más justa, más democrática, más transparente y más prospera. A todo ello le agregamos como un elemento fundamental,  la resolución que ratifica la voluntad reformista del texto constitucional vigente. 
Un programa que permita a los uruguayos ser protagonistas de su destino. Una propuesta que honra a los miles de compatriotas, los primeros anarquistas, socialistas, comunistas, social cristianos, batllistas y nacionalistas, que desde fines del siglo XIX aunaron rebeldías, luchas y sueños para convertir esta tierra en una tierra de libertad y esperanza. Esfuerzos que a lo largo de décadas en los talleres y las fábricas, en los sindicatos obreros, en las aulas y los gremios estudiantiles, en los partidos, en el parlamento, en la prensa y en el activismo social reinterpretaron las ideas sustantivas de la lucha popular emancipadora de Artigas, que los más infelices sean los más privilegiados. Todos ciudadanos de a pie que desafiaron a los liberticidas de la dictadura de Terra hace ochenta años, se opusieron al fascismo y al nazismo, y tan sólo hace cuatro décadas enfrentaron sin duda alguna a la dictadura militar devenida en terrorismo de estado, como luego apostaron a la reconstrucción de la institucionalidad y democracia uruguaya.
En el final, aún quedan en mis oídos, las palabras del compañero Tabaré Vázquez, en cuanto a que tenemos un buen país, pero sin duda, queremos uno mucho mejor. ¡Es el Frente Amplio la herramienta para hacerlo! Sin precipitaciones, sin mesianismos, sin soberbia ni iluminismo de ninguna naturaleza. Pero sí con la firmeza de quien sabe que está bien acompañado, pues recordando al mártir Salvador Allende, sentimos que “…mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.”
Así con el ánimo encendido de fe y un talante lleno de esperanza nos retiramos del VI Congreso Extraordinario “Hugo Cores”. Los nuevoespacistas en la acción convergente del Frente Líber Seregni mancomunados en el Frente Amplio, seguros que nuestro decidido apoyo a Tabaré, permitirá avanzar sin prisa y sin pausa, en la idea de “Seguimos Construyendo Futuro”, por una sociedad más justa y por ello, una mucho mejor.